WiFi en la comunidad de vecinos

Hace unos días, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), ha dictado una resolución, sobre una consulta planteada en Sant Cugat del Vallés, por una empresa municipal que versaba sobre la necesidad de inscribirse como operador para la explotación de redes WIFI y la prestación del servicio de acceso a Internet. 
La CMT ha dictado que no es necesario inscribirse como operador para tales fines, y dice asímismo, que es posible compartir la red WiFi entre los vecinos, siempre y cuando se haga sin ánimo de lucro, que ni la red ni el servicio estén abiertos al público, y que sea el operador correspondiente quién preste el servicio.

En este caso, la comunidad de vecinos, sería la titular del servicio contratado, y los vecinos tendrían acceso a la red, pagando exclusivamente el coste de dicho servicio.
Opino que esto de compartir WiFi con el vecino va a traer bastantes problemas. 

En primer lugar ¿cuál será la configuración jurídica de esta red WiFi atendiendo al régimen de la Propiedad Horizontal? ¿elemento común? ¿elemento procomunal? ¿elemento privativo?
Según la clasificación que hace el Tribunal Supremo, podríamos decir que la red WiFi se encuentra dentro de lo que este tribunal describe como un elemento común accidental o por destino; que es aquél que en concepto de anejos se adscriben al servicio de todos o algunos de los propietarios singulares, de forma que siendo susceptibles de propiedad privada no se expresan así en el título constitutivo, y están destinados al servicio común, indicando la jurisprudencia, en algún caso, que se caracterizan por no ser indispensables para la subsistencia de las demás propiedades individuales del edificio.

Otro problema es cómo calculamos la cuota de participación ¿todos los vecinos por igual? ¿Según lo dispuesto por el artículo 5 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH)? ¿proporcinalmente al uso que haga cada uno de esa red WiFi?
Atendiendo al la LPH, en su artículo 3 establece que a cada piso o local se atribuirá una cuota de participación con relación al total del valor del inmueble, que servirá de módulo para determinar la participación en las cargas y beneficios por razón de la comunidad; y en el artículo 5 LPH encontramos los criterios para la fijación de dicha cuota; sin perjuicio de la posibilidad de establecer en los estatutos una cuota basada en otros criterios. Esto está bastante claro, se ha de pagar el servicio de red, de acuerdo a la cuota de participación, ya que la red WiFi sería un elemento común del edificio.
Conforme al artículo 393 del Código Civil, en relación con el régimen de la comunidad de bienes, el concurso de los partícipes tanto en los beneficios como en las cargas es proporcional a sus respectivas cuotas (Principio de proporcionalidad); esto también se puede deducir del artículo 3 LPH antes citado.
El problema que yo veo respecto a la red WiFi, es que dicha red tiene una capacidad limitada , entonces: ¿como controlar el uso de dicha red por los vecinos? En teoría cada vecino puede beneficiarse de esa red en proporción a su cuota de participación; pero si no hay ningún mecanismo técnico de por medio que controle el uso de la red, nada puede impedir que dos vecinos con una cuota de participación diferente, hagan el mismo uso de la red, y por lo tanto no se cumpla este principio de proporcionalidad

*Este post es una breve reseña de un artículo mío: http://vlex.com/vid/281184469

Brigham Young, Integridad y Disciplina

Aunque este post sea un poco "off-topic" en relación con la temática del blog, me parece de gran relevancia lo que ha ocurrido en la liga universitaria de baloncesto de los Estados Unidos  (NCAA).
 Soy aficionado a este deporte desde hace ya bastantes años, y me encanta ver partidos de todo tipo, ACB, NBA, liga femenina, ligas universitarias...

En la última semana, han salido varios artículos en la prensa acerca de la decisión tomada por la Universidad de Brigham Young,cuyo equipo de baloncesto universitario está realizando una gran campaña. Dicha universidad ha decidido suspender a uno de sus mejores jugadores, en la víspera de uno de los torneos más importantes de la temporada, porque este chico no ha respetado el código de conducta de la Universidad .Según parece, el chico mantuvo relaciones sexuales prematrimoniales con su novia. Brigham Young es una universidad mormona cuyo código de conducta es bastante claro, y el chico también profesa esta religión.
Podemos entrar a valorar si es o no adecuado este código de conducta, si es justo o no lo que impone, si es demasiado estricto.... Esos son otros temas y cada uno  tendrá una opinión totalmente respetable.Me parece que lo que hay que valorar es la esencia de la decisión tomada por la Universidad.
Yo creo que lo importante de este hecho, es la enseñanza, y el ejemplo que intenta inculcar la universidad en sus alumnos; si hay un código de conducta, y lo aceptas, debes de seguirlo, tanto para lo bueno como para lo malo. Y en este caso la universidad, ha sancionado a uno de sus mejores deportistas, poniendo en juego su prestigio deportivo; pero asimismo reafirmándose en sus principios y dando ejemplo de como educar, que al final para eso sirven las universidades y los colegios, a sus alumnos, independientemente de lo que piense el resto del mundo.

Dice el periodista Miguel Ángel Paniagua, de la revista Gigantes del basket nº 1324, que esto que ha hecho la Universidad, se llama integridad, y que ese don es muy escaso en estos tiempos. 
No puedo estar más de acuerdo con esta valoración, y creo que todo el mundo, y todas las entidades tanto aquellas que se dedican a la educación, como las que se dedican a otras cosas, deberían aprender de Brigham Young y actuar más a menudo con integridad y no dejarse llevar por influencias contrarias a sus principios, no deberían vender sus principios (si es que los tienen) con tanta facilidad.
Igualmente creo que cualquier persona, a nivel individual, debería aprender de Brigham Young y actuar con integridad en su vida, aunque eso signifique ir por el camino más difícil y renunciar al "éxito" fácil y rápido, que igual de rápido que llega, se va.

Cada uno que haga lo que crea que más le conviene, yo, tengo bastante claro mi postura
Abogados TOP 10 en España